Cuando has llegado a una imprenta a dejar un trabajo de impresión, y el impresor te preguntó por el tipo de papel y gramaje que quieres usar, seguramente te quedaste con la mente en blanco y terminaste pidiendo que él tomara la decisión.

No es de extrañar que esto nos pase, sobre todo cuando no estamos relacionados con el mundo de las impresiones, ya sean digitales o en offset, por lo que a continuación, te compartimos algunos datos esenciales, que nunca están de más aprender para familiarizarnos con el tema de la impresión.

Existen dos grandes grupos de tipo de papel: los no satinados y los satinados.

En cualquiera de los dos casos, los hay en diferente gramaje o peso, que podemos dividir en no mayores a 200 gramos, y los superiores a 250 gramos. Aquí radica la importancia de identificar en qué tipo de trabajo nos conviene más usar tal o cual gramaje y tipo de papel.

Por ejemplo, los papeles no satinados y menores a 200 gramos son ideales para imprimir:



Hojas de libros

Hojas de revistas

Hojas membretadas

Talonarios (recetas médicas, recibos de honorarios, etc.)

Planos arquitectónicos

Folletos

Volantes

Portadas de calidad media



Mientras que el papel mayor a 200 gramos, satinado o no satinado, nos ofrece excelentes acabados para la impresión de:



Tarjetas de presentación

Portadas de revistas y libros

Flyers

Trípticos

Dípticos

Libros y revistas de poca paginación

Catálogos

Packaging



Si deseas saber más sobre el tipo de papel y gramaje que mejor le favorezca a tus trabajos de impresión, acude con los profesionales de Encuadernaciones Profesionales Tecnomaster, te atenderán con gusto.